Es cierto que por aquí somos más de café que de té o infusiones, pero también es verdad que poco a poco el té se ha ido haciendo hueco entre tanto cafetero. Así que, si no eres muy amante del té y de las infusiones, pero tampoco quieres renunciar a ellas y a sus beneficios, te contamos cómo le puedes sacar más partido.

Los tés e infusiones nos ofrecen un montón de posibilidades en la cocina, ¿te animas a utilizarlo tú también? Introducir en nuestros platos de comida té e infusiones es una buena forma de darles una vuelta y hacerlos más ricos y diferentes.

 

Cómo incluir infusiones en tus platos

  • Es importante que cada variedad de té o infusión tenga se mezcle con los sabores adecuados

Hay que tener claro que esto se utiliza para crear armonía y potenciar los sabores de la comida. Por ejemplo, el té negro, es el más fuerte y le suele ir muy bien con carnes; el té verde va muy bien con guisos de pollo y pescado; o el té blanco que es más dulce y delicado, va muy bien con postres.

  • Puedes sustituir los líquidos por las infusiones

Es una buena forma de introducir las infusiones y tés en tus recetas, directamente hechos, y, por otro lado, una de las formas más fáciles. Además, es algo que puede funcionar tanto en recetas dulces como saladas. Lo puedes sustituir por los caldos, zumos, bebidas alcohólicas…

  • También puedes cocinar directamente con las infusiones

Eso sí, usa mezclas finas o en polvo, que aromaticen tus platos de una forma delicada. Además, también son un buen decorativo para los platos.