Hay muchas maneras de sentir que a veces la vida es cruel: madrugar un sábado, estudiar en verano o entrar en una reunión a última hora son algunas ellas. Pero si hay algo que creemos que puede complicarte la vida es el temido momento en el que, sin darte cuenta, comienzas a notar que los párpados te pesan y sientes que comienzan a cerrarse. Sí, seguro que te ha pasado. ¿Quién no se ha quedado dormido en algún sitio un poco extraño? Pues bien, hoy ha llegado el día en el que aprenderás a combatir el sueño. A continuación, te dejamos una lista de consejos para que plantes cara a las ganas de dormir.

Un té (verde o rojo) y/o un café: te despertarán mejor que cualquier otra bebida y/o remedios naturales

Una solución fácil, rápida y sabrosa que hará que todos piensen que estás haciendo un break de tu ajetreado día. Gracias a la teína y a la cafeína irás volviendo a la vida poco a poco y sentirás que puedes con todo.

Si eres de los que no se despega de su smartphone, ¡este consejo es para ti! El transporte público es uno de esos sitios que pareciera que influyen en algunas personas y en su sueño, y más si es a primera hora de la mañana. Para estas ocasiones, coge tu smartphone, abre esa APP que tanto te gusta y despierta tu mente. Si, por el contrario, no quieres gastar datos de tu tarifa, entra en tu galería, empieza a ver las primeras fotos que hiciste y rememora viejos tiempos. Mientras piensas en tu pasado, no pensarás en el sueño que tienes.

Puede que tus ganas de dormir se duerman si les das algo de comer. Unos frutos secos pueden hacer que tu cuerpo genere más energía y sientas que tienes más fuerza para afrontar el día, o la noche. Si eres más de dulce, te gustará más la opción de una barrita de chocolate. Como ya sabrás, las hay de muchos sabores: con cereal, con dulce de leche, con menta, con caramelo… ¡Buen provecho!

Si ninguna de las anteriores te ha convencido, puede que seas duro de pelar. Tranquilo/a, tenemos la solución perfecta: ¡tus gafas de sol! Si, puede que parezca un clásico, pero si te quedas dormido en cualquier sitio, no olvides sacar tus gafas de sol y ponértelas. Da igual que no estés en el exterior, mientras que tu sueñas con una playa paradisiaca, todo el mundo que pensará que estás en un momento de reflexión. Pero ¡cuidado! si eres de los que abre la boca al dormir, quizás ni este consejo te ayude.

Como sabrás la sensación de quedarse dormido en el lugar equivocado es muy incómodo. Si tienes otro método con el que apaciguas las ganas de dormir, comenta. ¡Estamos encantado de conocer nuevas técnicas!