Hamburgo se ha convertido, oficialmente, en la primera ciudad en prohibir el uso de cápsulas de café en los edificios gubernamentales. Estas cápsulas llegaron al mercado como una opción rápida de tomar café en casi cualquier lugar. Pero ¿por qué en Hamburgo han tomado la decisión de prohibir las cápsulas de café? Atento…

 

Hamburgo en contra de las cápsulas de café

Según el miembro del Departamento de Medioambiente del Ayuntamiento de Hamburgo, Jean Dube:

“Las cápsulas de café requieren innecesarios recursos para su fabricación y generan excesivos desechos. No pueden reciclarse fácilmente porque mezclan plástico y aluminio. Son 6 gramos de café y 3 gramos de envoltorio. Es un derroche. Por eso en Hamburgo creemos que este producto no debe ser pagado con los impuestos de los ciudadanos”

Las llamadas “kaffeekapselmaschine” o máquinas de café de cápsulas, tienen los días contados en Hamburgo. Estas inocentes cápsulas de café están poniendo en jaque a los vigilantes de Medio Ambiente desde el año 2000. Su consumo ha aumentado a niveles máximos y se ha colado en todos los hogares y oficinas del mundo.

 

La fabricación de las cápsulas de café

En el 95% de los casos, estas cápsulas están fabricadas con una mezcla de plástico y aluminio, materiales que muchas ciudades no están preparadas para su proceso de reciclaje.

 

El consumo de cápsulas de café

En Estados Unidos, el consumo de cápsulas es un 25% del total, pero en Europa el consumo se dispara hasta un 90% de las ventas. Países como Italia, Suiza o España vamos a la cabeza en consumo de café bajo esta modalidad, pero en Alemania cae hasta el 13%.

Si quieres optar por un café saludable y 100% natural, tu mejor opción es Laqtia. Fabricamos nuestros productos respetando el medio ambiente ¡Porque en Laqtia queremos que el café nunca deje de existir en nuestras vidas!